Ph Diego Ortiz Mugica

“Tengas las experiencias que tengas, vivas donde vivas, siempre va a haber una canción que hable de algo tuyo, que hable de vos. Por eso la canción siempre va a tener casa en la oreja y en el corazón de alguien”. Esas palabras, dichas por Niño Etc en el minuto final del documental La mirada prestada, definen la forma de arte que eligió para su vida de cantautor. La mirada prestada es el registro audiovisual de la experiencia que emprendió junto a Facundo Galli, también cantautor. Un disco, un viaje al sur de Argentina, y un proceso que quedó registrado bajo la lente del fotógrafo Diego Ortiz Mugica, quien además los recibió en San Carlos de Bariloche, donde grabaron las canciones. “Con Facundo nos conocimos en 2015, tocando en el Konex en el marco de la Bienal de Arte Joven. Ese día compartimos escenario y nos gustó mucho lo que hacía cada uno, así que empezamos a invitarnos para compartir toques y nos hicimos muy amigos”, narra Niño Etc a Soy Rock. “En 2018, preparamos Pan y queso´, un concierto con canciones de ambos a guitarra y voz. Esa noche, fue a vernos Diego Ortiz Mugica, un fotógrafo argentino muy reconocido y, además, gran amigo. Inmediatamente después de terminado el show nos dijo: ‘che, tienen que hacer un disco con esto’. A partir de ahí, cada vez que tocaba alguno de los dos, Diego venía a insistir con la idea, secundado por mi viejo, Guillermo Napoli, otro fotógrafo y también amigo, que se unía para convencernos. Tanto fue así, que una noche, después de la presentación de Bonsái, mi disco anterior, hizo la pregunta una vez más: ‘¿cuándo grabamos el disco?’. Esa noche, decidimos darle para adelante y empezamos a cranear lo que poco tiempo después fue La mirada prestada. Si bien no habíamos grabado juntos antes, compartimos no solo una hermosa amistad sino también un criterio, un gusto y una forma de decir y hacer las cosas. Creo que eso fue lo que permitió que, empujado por estos amigos, este sueño se haga realidad”, explica.

A partir de allí empezó el proceso de composición del disco, que derivó en que La mirada prestada tenga diez temas, cinco firmadas por Facundo y cinco por Niño, pero, aseguran, trabajando en conjunto por el bien de la canción. “La lista de temas fue surgiendo en las juntadas que tuvimos entre diciembre de 2019 y enero de este año, antes de viajar al sur”, cuenta Galli. “La idea principal fue que las canciones que integraran el disco convivieran de manera orgánica entre sí, sobretodo en la lírica, y que se sostengan desde un arreglo de guitarras acústicas y voces, básicamente. Bajo ese concepto nos fuimos mostrando mucho material y decidiendo. Estuvo muy bueno ese proceso porque ninguno de los dos se ‘encaprichó’ con ninguna canción en particular, sino que, por el contrario, nos pareció importante la opinión del otro en la elección de las canciones propias; un poco porque uno está muy encima de su obra y a veces no ve ciertas cosas, y principalmente porque compartimos un criterio muy similar al momento de hacer un disco. Son 10 canciones que cada uno escribió en solitario, previamente, sin embargo en algunas canciones nos dimos la posibilidad de abrir el proceso compositivo y retocar ciertas palabras o acordes, según la mirada del otro. Tal es el caso de ‘Pasacalles’ o ‘Fogonera’ en donde nos sugerimos algunos cambios en la letra, o en ‘De Cauce Lento’ y ‘Oración’ que se enriquecieron con arreglos de guitarra preparados especialmente para el disco. En donde más se generó esta simbiosis es en la última canción, que da nombre al disco y, creo yo, que es una canción que no se puede concebir sin el arreglo de dúo”, concluye.

Ya con las canciones en la mochila se embarcaron en el viaje a Bariloche, una idea de Diego Ortiz Mugica quien tiene allí su casa y galería de fotografía, a la que convirtieron en estudio de grabación. Así lo detalla Niño Etc: “De algún modo, dejó de ser una grabación de disco común y corriente y pasó a ser una experiencia, un viaje. Estuvimos en el sur durante una semana verdaderamente mágica. Montamos el estudio desde cero en uno de los ambientes de la cabaña donde funciona la galería de fotos de Diego. ¡Hasta hicimos soportes de guitarra con madera del bosque! El equipo de laburo maravilloso que nos acompañó hizo posible llevar adelante una locura así. De alguna manera, la inmensidad del sur nos enfocó, nos tranquilizó y nos sumergió de lleno en el proceso. Las sesiones fueron maratónicas pero muy calmas. Grabamos 10 canciones en 7 días. De hecho, terminaron entrando 2 canciones que no estaban previstas porque nos ‘sobró’ tiempo. Grababamos a la mañana, a la tarde, a la noche. Definitivamente, el lugar donde fue concebido el disco impactó directamente en las canciones”.

La frutilla del postre fue el encuentro que tuvieron con Miguel Cantilo, legendario músico fundacional del rock argentino, quien acompañó algunos pasajes de la grabación y les prestó una guitarra Gibson con la que registraron parte de La mirada prestada. “Sabíamos que Miguel es amigo de Diego, y que suele visitarlo cuando toca por Bariloche, pero desconocíamos que iba a estar ahí compartiendo unos días con nosotros. Fue muy linda la sorpresa, y muy impactante que justamente él, de pronto esté presenciando la grabación de un disco que se inspiró en dúos como Pedro y Pablo. No me voy a olvidar más el momento en el que se acercó a la cabaña y nos preguntó si podía escuchar algo. En ese momento estábamos con ‘De cauce lento’; le pasamos los auriculares y lo escuchó en completo silencio y con los ojos cerrados. Cuando terminó la canción, se sacó los auris, nos miró y nos dijo ”muy bueno, ¡bien folky!”. Para nosotros fue como el visto bueno absoluto; con Nano y Nico saltábamos contentos. Luego, antes de irse, nos dijo que si queríamos usar su guitarra para grabar algo se la pidieramos. Y así fue que la grabamos en ‘Clave Sencilla’, en un intento de registrar su presencia por esos días. Otro momento hermoso fue luego de una cena que nos quedamos guitarreando un rato largo y cantamos ‘Catalina Bahía’. Lo recuerdo como algo sublime”, recuerda Facundo.

Este camino que se inició cuando dos cantautores decidieron juntar su arte tras conocerse en un encuentro de músicos jóvenes, que siguió con una experiencia de composición y grabación, y un viaje enriquecedor repleto de historias, tiene como parada natural una presentación en vivo. Pero las consecuencias de la pandemia por el Covid-19 afectaron los planes y por eso el dúo pensó un streaming HD, que será este sábado 22 y cuyas entradas (que algunas incluyen el CD físico) están a la venta por el sistema Passline. Un desafío grande para dos músicos independientes que, si bien son autogestivos, aprendieron a lidiar con nuevas situaciones para poder brindar su arte al público. “Ni bien volvimos a Buenos Aires, nos pusimos a mezclar el disco y, en paralelo, empezamos a producir la presentación en vivo. Queríamos hacer un concierto grande, una apuesta distinta. Obviamente, como a todos, la pandemia nos pateó el tablero y tuvimos que replantear todo el proceso. Así fue que surgió la idea de hacer el streaming. Nos pareció que el show tenía que estar a la altura del proceso, del sonido y, sobre todo, del espíritu del disco. Así que estuvimos trabajando durante más de un mes en la producción. Vimos muchas experiencias de acá y del resto del mundo y armamos un equipo de laburo increíble, al que estamos muy agradecidos. Está claro que los artistas independientes sufrimos más los efectos de una situación así, todo se hace más difícil. Pero no somos de quejarnos, sino todo lo contrario: lo tomamos como un desafío y decidimos laburar aún más duro para poder dar lo mejor que podamos”, cuentan, pero desvelan al mismo tiempo los próximos pasos: “Si bien es la presentación del disco, lo vemos como una experiencia en sí misma, como una instancia diferente. No queremos que el streaming reemplace a un concierto presencial, sino adaptarnos a la situación que vivimos e intentar conectar con el público como sea. Ambos soñamos que esto sea la primera parte de la presentación del disco y que haya una segunda presencial, con la gente, como siempre. Ojalá que lo antes posible. Mientras tanto, el sábado 22 tenemos la oportunidad de encontrarnos virtualmente y celebrar las canciones”.

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *