“Fetch The Bolt Cutters no se puede encasillar bajo ningún parámetro de lo que es la industria de la música de hoy en día, va en contra de lo obvio. Este disco va en contra del mainstream: es largo, salió todo junto… Ya de movida me parece increíble que una artista esté tan conectada con su obra y con lo que quiere lograr, desapegada del público, de la crítica y del pensamiento a futuro de lo que a los demás les va a parecer. Eso me habla de mucha libertad y me parece que es un disco que tiene mucha libertad. Las canciones no tienen estructuras típicas, no es que podés reconocer un estribillo. Siento que el disco es una obra integral, se escucha todo. Leí datos que me gustaron: en algún tema hay percusiones hechas con los huesos de su perra (risas). El disco tiene algo muy percusivo, cosas del jazz en los ritmos, por otro lado, lo acústico es muy antisistema, no cae en ningún lugar común, así como también hay algo muy clásico en el uso de los instrumentos. Es un álbum que te impacta. Personalmente me atrapó tanto en lo sonoro y en lo expresivo que fue después que le presté atención a las letras. Aunque no escuchara lo que estaba diciendo, toda esa emocionalidad me llegaba. Lo que hace con la voz es algo de otro planeta. Me gusta mucho una canción que se llama “For Her” que tiene distintas armonías vocales, Fiona Apple cantando vuelve a romper lo que estamos acostumbrados a escuchar, no sé si lo que se espera, pero sí lo que estamos acostumbrados: voces retocadas, muchos efectos, estribillos pegadizos. Nada de eso está en el disco y de todos modos es impactante. Algo que leí, también, es que las tomas de voz son todas enteras, ¡y eso también es muy raro! No debería ser raro, ella es una genia, pero creo que está diciendo muchas cosas al tomar esas decisiones. Si lo empezás a escuchar lo tenés que escuchar entero. Canta increíble, rompe la voz, la usa como si fuese un elemento percusivo, grita, explora todos sus timbres, es alucinante. Me quedo con la libertad que tiene el disco, la música tiene que tener ese atributo y a veces se pierde o se va moldeando a lo que está pasando. En ese sentido es un disco muy, muy valioso porque tiene mucha personalidad. Hay una canción, “Under The Table”, que dice “Kick me under the table all you want I won’t shut up”… ¡Pegame por abajo de la mesa que igual yo no me voy a callar! El disco tiene esa impronta. Su forma de tocar el piano lo convierte en un disco impresionista, fuerte, percusivo. Fetch The Bolt Cutters es increíble”.

Rocío Bernardiner es cantante y guitarrista de Amor Elefante, la banda que comparte con Rocío Fernández e Inés Copertino. Su más reciente lanzamiento es “Música”, el primer single del que será su nuevo disco.
(Foto: Gentileza Maru Rasdolsky)

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *