Discos de Cabecera: “Explore Your Mind de All Green fue uno de los primeros discos de soul y R&B que escuchamos. Si bien los integrantes de la banda convivimos con diferentes estilos musicales, al menos yo, me topé por primera vez con esta obra cuando estaba escuchando mucho punk, Mano Negra, bandas de ese género. Cuando me crucé con Al Green y este disco, me voló la cabeza, y nos abrió las puertas del soul. Lo más loco es que sentimos que ese estilo ya nos era familiar, que ya lo conocíamos. Fue buenísimo: el descubrimiento del soul, de esas voces hermosas. Es un disco que se desliza solo, tiene una suavidad de melodía, una instrumentación buenísima. En general, a todos los de la banda nos copa el soul, pero al menos yo, Vato, este fue el disco que hizo que me enamorara de este tipo de música. Arrested Development de Zingalamaduni llegó por azar absoluto. Un día buscando, buscando, buscando, en esa caja de ofertas de una disquería, nos topamos con este disco que nos llamó muchísimo la atención por la tapa, y nos lo llevamos. Para sorpresa, la intuición de elegirlo por la tapa fue bárbara porque es un disco que realmente te parte la cabeza. Es un álbum de rap y hip-kop pero con un concepto muy africanista y está buenísimo, buenísimo, buenísimo. Aunque no tuvo tanta repercusión acá, tiene temazos, es un discazo. Rompe un poco con el Rap y el Hip-Hop que se venía dando en ese momento y lo mezcla mucho con temas políticos, sexuales, tiene un enfoque de crítica social muy grande. Es un discazo, discazo, discazo.
Respecto a The Score de The Fugges, también es un laburo de rap, r&b, soul. Tiene, no explícitamente, una influencia reggae bastante clara. Es EL disco de los 90. Wycleaf Jean estaba encendidísimo y Lauryn Hill estaba en su mejor momento; los tres estaban en su mejor momento y quedó este disco tremendo. Tiene canciones muy buenas y una mezcla de bases electrónicas, de hip-hop, mezclado con baterías grabadas; también hay muchos instrumentos grabados. Además las voces son impecables: la voz de Lauryn es increíble y el disco en general mezcla cosas de reggae, ragamuffin que hasta ese momento no estaban tan emparentados, creo yo, el reggae y el hip-hop. Este disco fue un acercamiento bastante grande. Es sabido que el hip-hop y el rap se mezclan muy bien con un montón de músicas pero el hip-hop y el reggae en ese momento no estaban tan entrelazados. Esto fue un coqueteo que sentí como un maridaje perfecto, me encantó. Fue el gran predecesor de otro disco que también me gustó muchísimo que es Chantdown Down Babylon, que hicieron los hijos de Marley, reversionando varias canciones de Bob en versión hip-hop, con muchos invitados del Rap. Ahí cerró todo, fue tremendo. Era lo que estábamos esperando. Cuando salió el disco no lo podíamos creer: reggae, rap, rock, sobre la mesa y mezclados”.

Un show: “Uno que me voló la peluca, por toda la historia que significó para mí, ya que no los había visto nunca, fue el de Bad Brains en Niceto. Es una banda súper legendaria de hardcore, punk, reggae, una locura de varios estilos fusionados que la verdad fue buenísimo. Además, verlos en un lugar chiquito como Niceto fue alucinante. El sonido fue impecable y la banda la rompió toda. Fue uno de los mejores shows que yo, Vato, vi en mi vida, y la verdad es que me impactó la historia de lo que significa, también. Otro show que estuvo impresionante y que también esperaba mucho, fue el de Tiken Jah Fakoly en Groove de Palermo. Vino después de un tiempo donde ya lo conocía y realmente lo estaba esperando. Llegaron y la rompieron toda, muchísimos músicos en escena, un sonido buenísimo, un despliegue escénico tremendo de toda la banda. Ese también entra en el podio. Y si me permiten un tercero, elegiría el que dio Lauryn Hill en Movistar Fri Music. No fue tan bueno pero lo disfruté muchísimo porque es una artista súper referencial para mí, por eso fue uno de los más lindos que vi. Si la banda entera hubiera estado en estros tres showazos, creo que dirían lo mismo”.

Autodefinición: “Es rarísima la autodefinición porque son sensaciones e inspiraciones que tenemos y que
después en la canción final, puede que no se note, pero ahí vamos: somos una banda que intenta redefinir ciertas escuelas de diferentes estilos como el rap, el hip-hop, el soul, el reggae. Tratamos de acercarlo a nosotros con un sonido más actual, dándole nuestro sello de personalidad e identidad propia. Creo que pudimos lograr eso de que alguien escuche uno de nuestros temas y diga “Ah, esto es Proyecto Sirius”. Eso sería una buena autodefinición”.

Origen: Zona Norte del Gran Buenos Aires.

Integrantes: Patricio Santillán (fundador de Aminowana), Ramiro Otero (batería), Matías Domínguez
(guitarra), Federico Alzugaray (guitarra), Juan Pablo Cavagnaro (bajo), Cristian Aumada (coros) y Omar Torres (voz).

Edad: “Somos unos eternos jóvenes de alrededor de 40 años, aunque hay algunos que siguen
rondando los 30″.

Discografía: Proyecto Sirius Vol. 1 (EP, 2017), Like a Miracle (single, 2019), Hoy por ti lo haré (single, 2020) y En el barrio (2020).



Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *