Discos de Cabecera: “Después de mucha deliberación y mucha discusión interna decidimos mencionar tres discos dejando afuera un montón, obviamente. Elegimos Divididos por la felicidad, de Sumo; Valentín Alsina, de 2 Minutos, y Ay Ay Ay, de Los Piojos, pero dejamos afuera a Oktubre, de Los Redondos; Despedazado por mil partes, de La Renga y Sobreviviendo, de Los del Fuego. Vamos a aunar dos cosas con Divididos por la felicidad, porque hablamos de Luca Prodan como uno de los artistas más importantes para nosotros y, Divididos por la felicidad creo que es la conjunción de un montón de estilos, de que las cosas se pueden hacer de un montón de manera que, solo es buscarle la vuelta. Tiene un sonido muy argento pero, a su vez, tiene esa cosa de la producción traída de otro lugar y por eso encabeza nuestra lista. Después Valentín Alsina creo que enmarca esa crudeza de la descripción de un barrio y creo es el principio de un montón de cosas para toda una generación que arranca a escuchar el barrio de otra manera con un sonido muy crudo de mucha protesta “noventera”. Ay,ay, ay es un poco de ‘eso’ de llevar la mezcla de sonidos y los sonidos a lugares distintos y un montón de lugares diferente… Es el arrabal, la bohemia es la mezcla de sonidos rioplatense, la oscuridad y la luz y, creo que en esa conjunción, ahí medio que nos va enmarcando”.

Un show: “Acá va a estar complejo que sea una cuestión unánime… quizás, la primera vez que apareció el vestido puede ser, en Wilde allá por el 2005/2006… Entre muchos que me vienen a la mente, tengo ahí el de “Sagrado Corazón” que fue un show que hicimos cuando teníamos dos o tres años de vida de banda, donde venía bastante gente a vernos y nosotros hicimos TODO, desde el montaje del escenario porque el lugar estaba pelado, era una escuela que nos prestaba el patio y montamos escenario, sonido, barra… El escenario tenía un agujero, casi me caigo un par de varias veces… Me acuerdo de ese show porque era como “el emergente en su máxima expresión” como el empuje de hacer todo; desde las entradas, la venta, todo, todo el completo de eso y terminar tirado en un costado…roto. El último show que dimos, en diciembre. Que no sé cómo tomarlo… si un presagio, una cuestión etaria, no sé… Fue ver, ver a mis compañeros y ver a todos disfrutando de lo que estábamos haciendo, y a la gente y a todo lo demás… tuve momentos en los que sentí un nudo en la garganta que me costó hasta cantar porque sentí como una energía, algo que estaba fluyendo que me atravesó de otro lugar y, me conmovió…Acá va a estar complejo que sea una cuestión unánime… quizá, la primera vez que apareció el vestido puede ser, en Wilde allá por el 2005/2006… Entre muchos que me vienen a la mente, tengo AHÍ es el “Sagrado Corazón” que fue un show q hicimos cuando teníamos 2,3 años de vida de banda, donde venía bastante gente a vernos y nosotros hicimos TODO, desde el montaje del escenario porque el lugar estaba pelado, era una escuela que nos prestaba el patio y montamos escenario, sonido, barra…el escenario tenía un agujero, casi me caigo un par de varias veces… Me acuerdo de ese show porque era como “el emergente en su máxima expresión” como el empuje de hacer todo; desde las entradas, la venta, todo, todo el completo de eso y terminar tirado en un costado…roto. El último show que dimos, en diciembre. Que no sé cómo tomarlo…si un presagio, una cuestión etaria, no se… Fue ver, ver a mis compañeros y ver a todos disfrutando de lo que estábamos haciendo, y a la gente y a todo lo demás… tuve momentos en los que sentí un nudo en la garganta que me costó hasta cantar porque sentí como una energía, algo que estaba fluyendo que me atravesó de otro lugar y, me conmovió… Eso de decir “todos y que cada uno tiene lo suyo…” pero, la verdad es que a nosotros nos paso esto… al no ser del todo “Profesionales” hace que siempre en todos los show nos encontremos con algo distinto”.

Autodefinición: “Somos un gran quilombo, semi organizado… como un locro, en donde uno va comiendo y va encontrando un montón de cosas que están ahí, que no sabe pero, están. Eso define tanto el sonido de la banda; como lo que somos nosotros, somos una mezcla de un montón de gente que viene de un montón de lugares, todos ‘conurbaneros’ que venimos de lugares diferentes de épocas distintas, promediamos más o menos la misma cantidad de canas y en estado similar, nos gustan cosas bastantes diferentes pero nos unen momentos específicos… Hay gente que le gusta mucho el folklore, hay gente que le gusta mucho el rock, hay gente que le gusta mucho el jazz y en esa menage a trois musical va formándose y gestándose lo que es Pepamajalu… Nos gusta pensar que somos como una familia con todos sus vaivenes y me encanta, en el escenario, mirar a los ojos a alguno de los chicos y saber que realmente la está pasando bien como la está pasando bien el que esta mirando en el público y me parece que ese momento es mágico, sublime ya sea en la sala de ensayo, cuando estamos comiendo algo o arriba del escenario y eso está siempre, esa hermandad que vamos construyendo a lo largo de tantos años aunque somos tan distintos… Creo que estamos encaminados en lo que queremos ser, fuimos madurando con la banda, la banda tiene un montón de años, 18 años, estamos como tratando de emanciparnos y en esa salida de la adolescencia vamos intentando redescubrirnos e ir procesando determinadas cosas… Quizá, grabar más, quizá tener más discos de estudio y, en eso estamos… Empezar aggiornarnos un poco con las redes sociales, que son cosas con las que no solo nosotros nos encontramos sino también otras bandas y más, en este contexto de pandemia en el que ahora estamos y que a bandas como nosotros nos condenan un poco las canas de tanto tiempo de escenarios y que me parece que en eso estamos trabajando también”.

Origen: Buenos Aires

Integrantes: Javier Plazaola (voz), Rodrigo Villalva (armonica), Mauricio San Martin (bateria), Hernan Vera (bajo), Sergio Bogado (guitarra), Roberto Emili (guitarra), Maximiliana Morales (trompeta) y Matias Arriola (saxo).

Edad promedio: 37 años.

Discografía: Los Chicos Sin sol (Demo – 2002), Pepapamajalu (EP – 2006), Cachivache (2010), Pepamajalu Vivo 10 años (2014) y Anchos falsos (2017).

Twitter: @Pepamajalu
Facebook: /Pepamajalu

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *