Paul McCartney fue sorprendido por un paparazzi cuando retiraba una docenas monedas de un centavo de las vías del tren de Long Island Rail Road, en los Hamptons, de Nueva York. Como si fuese la travesura de un chico, el músico utilizó una vieja técnica para fabricar sus propias púas. El ex Beatles dejó las monedas sobre los rieles y regresó horas más tarde para retirarlas. Ese momento quedó registrado por Christopher Bucktin, fotógrafo del famoso periódico Daily Mirror. El bajista estaba vestido de “entrecasa” con un pantalón corto, una remera lisa blanca y gorra azul. “Normalmente son los niños los que dejan monedas en la pista, no un abuelo”, dijo una persona que frecuenta la zona sobre la ocurrencia de esta leyenda del rock.  Hace un tiempo, Paul McCartney utilizaba uñas acrílicas para evitar el sangrado de los dedos. Sin embargo, desde hace unos años que el músico toca con estas monedas transformadas en púa. Brian May es otro de los guitarristas que también suele acudir a las monedas para aprovechar el sonido que da la fortaleza del metal en golpe con las cuerdas.