Se fue la vigésima edición del festival cordobés en el que se juntan todas las tribus de Argentina y José Palazzó anunció una bomba. El histórico organizador confirmó que, antes de volver en 2021 a Santa María de Punilla y en el medio de otras ediciones internacionales como la de Málaga, en España, el Cosquín Rock se mudaría a Buenos Aires los próximos 10 y 11 de octubre.

Hubo rock, trap, pop… Cosquín Rock fue el lugar, otra vez, para un encuentro multipalo cuyo factor común alcanza para dejar contento a todo el mundo: la música. Aquí va un top 10 de los encuentros menos pensados y de las situaciones más esperadas. Hasta cualquier momento.

1.Ratones Paranoicos. Un cierre a la altura de los 20 años del festival, no sólo por todos esos himnos rockeros de los 80 y 90 que trascienden todas las épocas, sino también por la prestancia que tienen en el escenario Juanse y compañía, después de tantos años en el camino. Invitaron a Toti de Jóvenes Pordioseros en “Para siempre”.

2.Las Pelotas. La única banda que estuvo en las 20 ediciones de Cosquín Rock se despachó con lo que sabe hacer desde tiempos inmemoriales, pasear por todo su repertorio en medio de banderas ondeando, invitados sorpresa (el Enano de La Vela Puerca) y el cierre anti yanqui (“Capitán América”) con silbatina generalizada durante el himno de Estados Unidos. Siempre rendidores.

3.Los Caballeros de la Quema. Por haberse separado antes de tiempo, nunca llegaron a estar en alguna edición, pero como bien dijo Iván Noble, se “desvirgaron” y antes de que suene “Avanti morocha”, hubo guiño a Cristina Fernández de Kirchner: “nosotros también volvimos”. Teniendo en cuenta las nuevas generaciones que se incorporan este año… ¿Cuántos en el público habrán visto en su momento a Los Caballeros?

4.Ciro & Los Persas. ¿Hay un mejor entretenedor, libra por libra, que Andrés Ciro? Difícil pelearle. Sobre todo, cuando hace esas cosas como abrir el show de la misma manera que hace dos décadas en la Plaza Próspero Molina, con “Babilonia” de Los Piojos. La frutilla del postre fue la invitación a Wos para que tire freestyle en medio de “Pistolas”.

5.La Vela Puerca. ¡Ya son argentinos por adopción! Cada vez que tocan los uruguayos hay un público fiel que está ahí abajo delirando con “Va a escampar”, “Zafar” y “Llenos de magia”, lo más conocido de su repertorio. Anunciaron un Luna Park para junio, después de agotar tres Konex. Están vigentes.


6.Wos. Los hijos de todos los rockeros querían verlo a él, que además de ser uno de los artistas argentinos del momento, tiene una banda que la rompe toda. Pareciera que Wos, además de bajar una línea social y política, vino también a unir generaciones musicales. Un año después de haber debutado en Cosquín en una carpa, Valentín Oliva se plantó en un horario central y estuvo a la altura de las circunstancias.

7.Los Gardelitos. Como pasó con Las Pastillas del Abuelo el día anterior, José Palazzo se jugó con un número importante a las 5 de la tarde para que hubiera público desde temprano y no se equivocó. Eli Suárez además tendió un puente y metió un crossover estilístico invitando a Cazzu, la reina del trap, para que cante “Llamame”. Cazzu devolvió gentilezas e invitó a Eli a acompañarla en el Escenario Sur. La música es una sola. 

8.Babasónicos. Adrián Dárgelos subió a cantar con una corona de espinas en un Escenario Sur poblado de trap y hip hop, y funcionó como una declaración de principios. Los Babas son como como un Dios para las generaciones alternativas que crecieron escuchándolos y aprendiendo a hacer un caminito al costado del mundo rocker más clásico. La puesta en escena fue impresionante, de lo mejor de todo el festival.


9.Duki. El número 1 del trap salió a cerrar el Escenario Sur enfundado en una especie de casco de rugby con parches de Iron Maiden y Ozzy Osbourne. Como era de esperarse, el campo se llenó de adolescentes, además de algunos padres que fueron con sus hijos a ver de qué se va una de las tendencias del momento. Duki se la bancó porque le sobra personalidad. ¿Y los rockeros? ¿Lo bancan? A Cosquín no le interesa la discusión y sigue ampliando sus horizontes.

10.Conociendo Rusia. Sin dudas, una de las grandes revelaciones. Siguiendo la tradición de los clásicos cantautores del rock argentino, Mateo Sujatovich tiene muchas historias para contar acompañado por una banda que entiende cómo hacer de las sutilezas, una razón de ser. Cuando menos, es más.

Las fotos son de Facu Suárez