Discos de Cabecera:Thinking in textures, de Chet Faker, Bocanada, de Cerati, y el disco homónimo de Sublime. Los tres son discos muy experimentales e independientes a su manera, y creo que eso es lo que tienen en común a pesar de ser muy distintos. El de Chet Faker y el de Cerati son dos discazos muy zarpados desde el nivel compositivo y para mi son un poco un faro, porque muestran que uno sólo como músico puede armarse un universo propio si tiene imaginación y herramientas. El de Sublime es el disco bisagra de mi adolescencia, el que me derritió el cerebro. Tiene hip hop, ska, reggae, soul, punk, punteos lisérgicos y vibes muy muy chill, y todo eso alimentado por un fuego artístico hermoso que fueron los últimos días de descontrol que pasó Bradley Nowell en la tierra. Es un disco súper desenfrenado y loco y feliz con un aftertaste medio amargo”.

Un show: “Definitivamente sería el que dimos como banda en Necochea, en el marco del festival Isoca. No fue por la performance, ni por ser el lugar a donde llevamos más gente, pero fue toda la experiencia en sí lo que lo hizo único. Armamos la banda con cuatro integrantes un mes antes de viajar a Necochea. La preparación, ir conociéndonos en los ensayos y tanto más en el colectivo, en la convivencia de esos días, en la incertidumbre, creo que todo le dio un marco hermoso y caótico. Después que tocamos nos quedamos chilleando a veces en la casa de mis viejos que es muy linda, tocando en el patio con guitarras, o tomando algo en el festival y viendo otros shows. Yo acababa de grabar un EP sólo en mi casa, con muy poca ayuda, y de golpe tenía tres personas y buenos músicos que no sólo bancaban el proyecto, sino que me acompañaban en ese viaje”.

Autodefinición: “Me gusta hablar más de ‘proyecto’ que de ‘banda’, sólo por la razón de que ni es una banda consolidada de músicos fijos, ni soy solista. En la mayor parte del tiempo soy yo (nawer) la constante, pero Las Palabras es un concepto abierto que permite que todo sea más flexible y cambiante. La música sería pop como género que lo engloba todo, porque le doy mucha importancia a la estructura más ganchera de las canciones, que te dejen algo memorable que cantes o silbes después (en lo posible, ¿no?), que duren entre 3 y 4 minutos, etc. Pero eso es sólo un mapa, después si pinta ir hacia otros estilos, o romper algunas barreras para llegar a otro lado, se hace, como pasó un poco con ‘2 cristales’. Como humano y músico me gusta que busco constantemente, me gusta explorar, ver qué me interesa y dónde está, y después tratar de encarar para ahí. La música, cuando la hago y cuando suena y cuando la escucho, pasa a ser uno de los pocos lugares donde no tengo -casi- miedos, es muy liberador. Y es algo que voy logrando con el paso del tiempo, confiando cada vez más en lo que hago. Eso es algo que hay que trabajar constantemente, porque las dudas siempre van a estar, el tema es que haya cada vez más disfrute”.

Origen: Necochea

Integrante: Nahuel Corbellini (Voz, guitarra, producción, mixing).

Discografía: Vacaciones en el Living (EP – 2018), y cuatro singles editados en 2020: Un Año Raro, En Este Universo, El Velo y 2 cristales.

Instagram: /laspalabrasss/
Facebook: /bandalaspalabras

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *