Foto: Gentileza Torres Ibarzo 

“Hay que romper la barrera corporal. Abandonar la estructura siempre tan concreta. Una fisura en el núcleo creó un agujero interdimensional…”, así como canta en “Fenómenos Astrales”, La Prohibida encontró la manera de quebrar todo convencionalismo. Esta artista pop es una cantante que se produce, se vende y se promociona desde Madrid, la capital española en donde vive y donde pasa la cuarentena. Desde allí, genera recitales únicos a través de su cuenta de Instagram, donde realiza shows completos y se aggiorna, como es su costumbre, frente a toda adversidad.
La Prohibida vive el presente, pero llegó del futuro, en pleno año 2000 como el Y2K. A diferencia del temido error informático, esta artista que canta en tantos idiomas como looks puede desplegar arriba de un escenario, aterrizó para quedarse. Primero actuó en discotecas y del vivo pasó al disco, así grabó en 2005 Flash, su primer álbum de estudio, y en 2009 lanzó Sr. Kubrick, ¿qué haría usted?, siempre autogestionada. Luego llegarían 100k años de luz (2015) y Ruido (2019), trabajos que logró editar gracias al sistema de crowdfunding.
Amiga de los Miranda!, estuvo con ellos cantando en Buenos Aires a comienzos de este año. Entre la banda de Ale Sergi y Juliana Gattas, y ella, hay un eslabón: Alaska. La cantante de Fangoria fue una figura clave en el comienzo de la carrera de La Prohibida y una influencia indiscutible en la música de los argentinos. Siempre deambulando entre mundos mágicos y amores extraterrestres –aunque su último disco resulta algo más melancólico– La Prohibida aseguró hace unos años: “En España soy demasiado travesti para ser indie, y demasiado indie para ser travesti”. Por estos días habla de activismo y visibilización, de ciencia ficción y soledad, de música y pandemias.

–¿Dónde nace tu fascinación por el espacio, lo interestelar, lo galáctico?
–Lo que a mí me fascina realmente es la ciencia ficción, porque es la combinación de fe y ciencia. Tienes un poquito de fantasía, tienes un poquito de estadística, demostraciones reales y teorías indemostrales, toda esa combinación es lo que a mí me gusta y todas esas metáforas de lo humano y de lo divino que pueden surgir a partir de este tipo de obras es lo que a mí me atrae.

–En cuanto a los astros, ¿cuánto te guías por el horóscopo?
–Bueno, la astrología es como un poquito de orientación, sabes, los astrólogos expertos te lo dicen también: “No nos lleves al pie de la letra”. En ese sentido sí me oriento mucho por la astrología, pero no me dejo llevar al pie de la letra por ella, porque no estaría haciendo un buen uso en ese caso.

–Tu música suena en fiestas, pero ¿cuánto de soledad hay en este espíritu de astronauta musical?
–Soledad, la justa. Yo creo que necesitamos soledad en muchos momentos del día, no hay que estar buscando estar en compañía porque eso tampoco es. Hay momento para cada cosa. Yo, por ejemplo, después de actuar necesito soledad, después de estar en contacto con mucha gente. Después de un concierto, no solo necesito, exijo soledad. Hay mucha soledad buscada y deseada, pero en general en la vida estoy siempre muy bien rodeada, tengo muy buenos amigos y estoy rodeada de amor, por supuesto me gusta disfrutar de la gente.

“Todos necesitamos un poco de fe y un poco de ciencia.”

–¿Eres una persona de ciencia?
–Fíjate que yo soy más de letras que de ciencia, estudié muchos años idiomas y quería dedicarme al mundo de la traducción. Lo que pasa es que después opté por el espectáculo, así que no sé si soy muy de ciencias… Quizá me fascinan las ciencias porque he sido siempre más creativa, imaginativa, entonces cuando tú tienes una parte de ti que va mucho más por la imaginación, y por esos mundos irreales, necesitas algo de ciencia que te haga estar con los pies en la tierra. Una no puede vivir sin la otra. Creo que necesitamos ambas partes para completarnos del todo. Todos necesitamos un poco de fe y un poco de ciencia.

–Te defines travesti en un mundo que se esfuerza por hablar en inglés, ¿reniegas del término “dragqueen”?
–Precisamente porque defiendo mucho el inglés defiendo también el buen uso de éste, entonces, si estás hablando en un idioma que es el español y existen palabras para definir qué es lo que quieres decir, ¿por qué utilizas un anglicismo? No estoy en contra del uso sino del abuso. Entonces, sino eres capaz gramaticalmente de escribir una frase entera en inglés, ¿por qué utilizas palabras cuya versión en tu propio idioma ya la tienes? En que yo la verdad no lo entiendo… Y precisamente por haber estudiado tantos años idiomas será que, quizás, ese sea el motivo por el que creo que hay que hablar bien nuestras propias lenguas. Defiendo mucho el inglés y de la misma forma defiendo el francés, el euskera, o cualquier otro idioma o dialecto.

El disco Ruido de La Prohibida fue editado en 2019

–¿Siempre hubo lugar en España para La Prohibida o te lo hiciste tú sola?
–Pues no lo sé si el lugar estaba para mí o me lo hice yo. En ese sentido creo que todos los artistas que ofrecemos algo único o especial, o una cierta mirada sobre las cosas, creo que nosotras nos construimos, no nuestro lugar, sino nuestro universo. Y es el público el que se acerca a él y el que se siente más o menos atraído por él. Pero no creo en la creación de lugares ni en el derecho a ocuparlos, creo en ese efecto de llamada de la gente hacia tu mundo, hacia tu universo.

–En el mundo, en los últimos años, hubo un gran avance en cuestiones LGBT+, pero durante mucho tiempo este colectivo estuvo invisibilizado en el espectáculo argentino y mucho más en la música. En el teatro y la TV, artistas como Cris Miró y Flor de la V lograron abrir un espacio que no existía, que no les daban, ¿cómo lo ves desde tu lugar de artista en la actualidad?
–Con respecto a Cris Miró y a Flor De La V, fueron personas del movimiento LGBTI que estuvieron cuando no había leyes ni conciencia social, yo creo que es el momento de reivindicar esa visibilidad que nos dieron a todos, porque ahora es muy fácil hablar, es muy fácil levantar una bandera y llegar con la lección de Sociología, Historia de la Humanidad, Antropología y derechos LGBTI en la mano, y levantar la voz. ¡Ahora es muy fácil! Tenemos leyes y a una gran parte de la sociedad de nuestro lado, pero cuando nuestro entorno era hostilidad absoluta, cuando Flor de la V se tuvo que bancar todas las agresiones mediáticas… Y se las tuvo que bancar porque no tenía más remedio: o lo eliges así o no hay nada para ti, ¿sabes? En esos años era todo mucho más difícil, entonces va siendo hora de reconocer esa visibilidad y esos roles de comportamiento que inspiraron a muchas personas. Va siendo hora de reconocer la labor social que hicieron, como es el caso de Flor de la V. Después se puede discutir entre activismo y visibilización. Yo creo que la visibilización LGBTI es tan importante y tan dura como el activismo.

–¿Cómo fue ese primer show en el que te presentaste como La Prohibida?
–Mi primer show fue una presencia en una discoteca. Yo trabajaba en un equipo de animación y lo que más recuerdo era la impresión que causaba una imagen sofisticada en el público. Me pareció muy agradable, muy interesante cómo cambiando tu imagen lograbas llamar la atención de una cierta forma y podías expresar, mostrar, contar una historia de alguna forma.

“Cris Miró y Flor De La V fueron personas del movimiento LGBTI que estuvieron cuando no había leyes ni conciencia social, creo que es el momento de reivindicar esa visibilidad que nos dieron.”

–¿Y el último show que hiciste?
–El último show fue delante de una cámara en una story de Instagram porque estamos todos confinados y la única forma de presentar una actividad escénica es de esta forma. Sigue siendo lo mismo, desde el primer show hasta el último, ha cambiado el formato, ha cambiado la forma de contar las historias, pero en el fondo seguimos siendo lo mismo: un público con necesidad de entretenimiento y artistas que estamos dispuestas a hacerlo.

–¿Cómo ves el futuro de la música pop?
–El futuro no lo veo, pero lo que veo es el presente. Si esa pregunta me la hubieras hecho hace quince años, que es cuando empezaba realmente el mundo de la música a cambiar y a desarrollarse a través de internet, te hubiera dicho que el futuro era muy prometedor. Yo creo que tenemos un presente muy bueno, muy malo para la industria de la música, pero muy bueno para la música en sí. Podemos acceder a cualquier artista y a cualquier contenido afín con nuestros gustos con solo darle un clic. Inevitablemente esto ha sido la salvación para los artistas independientes.

–Siempre has tenido un aura futurista, ¿imaginaste alguna vez este presente de pandemia y coronavirus?
–No, jamás me hubiera imaginado algo así, pero prefiero que sea esto a una guerra nuclear o a una erupción del centro del núcleo de la Tierra.

“La colina luminosa” pertenece al disco 100K años de luz, editado en 2015

–¿Dónde te encontró la cuarentena?
–Me pilló en España, recién llegada de Argentina, tenía una gira en primavera que iba a estar por un montón de sitios y tuve que cancelarlo todo. Iba a estar en Alemania, en Francia, en Andalucía, Barcelona, en Madrid tenía como tres conciertos, las fiestas de San Isidro que son muy importantes en la ciudad, ¡todo cancelado! Así que me pilló en Madrid con una agenda llena de proyectos que se tuvieron que cancelar.

–¿Qué música te acompaña por estos días?
–Yo soy muy del indie en español, así que me está acompañando Javiera Mena con su último single, el último de Víctor Algora que lo acaba de lanzar y como siempre mis artistas fetiches, Miss Caffeina, El Niño de Elche, bandas sonoras de cine italiano de los 60 y 70, Ennio Morricone… Un poco de todo, pero casi siempre en el indie español.

–¿Qué estás esperando hacer cuando todo esto termine?
–Cuando termine esto, me encantaría ir a la playa. Tengo un amigo por Valencia que tiene una casa cerca del mar y como creo que no podré trabajar en mucho tiempo, creo que me iré a su casa a no hacer nada, hacer deporte, correr un poquito por el campo. ¡Si es que creo que me voy a conformar con lo mínimo!

“Mi colaboración con Miranda! como admiradora va a ser eterna, son parte de mis referentes musicales.”

–¿Crees que estas cosas malas pasan por algún motivo o no te enrollas en esos pensamientos?
–Es inevitable pensar que el ser humano tiene la responsabilidad de muchas de las cosas que están sucediendo, pero la verdad es que no puedo ahondar mucho porque tampoco puedo cambiar nada, es parte de crear conciencia. No hay mucho que pueda yo hacer, no es mi responsabilidad, no represento ni dirijo nada. Pero sí te digo que es inevitable pensar en eso.

–Estuviste en Argentina y cantaste con Miranda!, ¿cómo fue ese encuentro?
–Fue muy deseado por mi parte porque tuvimos que anular dos encuentros antes porque yo había tenido que viajar. En Madrid, me habían invitado e iba a cantar con ellos, pero no fue posible por temas de viajes y compromisos y me dio muchísima pena. Así que este show en Buenos Aires fue tan deseado y tan buscado… Yo estaba tan emocionada porque, ten en cuenta, yo soy fan de Miranda! desde lo primero que sacaron. ¡Soy fan premium! Soy de las primeras fans españolas de Miranda!, les quiero mucho y les adoro y ellos fueron muy lindos, muy atentos, se respiraba mucha alegría y mucha normalidad. Fue muy lindo todo, tal y como yo lo esperaba.

–¿Planean hacer algo con Miranda! más adelante?
–Por el momento yo pienso seguir colaborando con Miranda! como fan absoluta y eso es algo que va a durar mucho, va a ser eterno, me parece. Así que mi colaboración con Miranda! como admiradora va a ser eterna, son parte de mis referentes musicales. Proyectos juntos no lo sabemos, yo creo que si surge tiene que ser porque realmente aparezca el proyecto adecuado. A mí no me va a costar proponérselo y creo que, si surge, surgirá con naturalidad, como tienen que ser estas cosas, ellos tienen toda la mejor onda.

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *