Discos de Cabecera:London Calling, de The Clash: Arriesgado, agresivo y aun así digerible. Y sobre todo por la búsqueda artística, la búsqueda es todo. La mezcla de géneros, las letras, todo cierra. No hay nada en este disco que no me guste. La prueba más clara de que suavizar las formas no te vuelve menos contestatario o demoledor, y a veces mas bien todo lo contrario. No soy muy categórico con esto de elegir discos, me quedaron afuera un montón (Revolver, por ejemplo), seguramente si me preguntan mañana nombre otros, pero este es el único que nunca baja de mi podio personal. Blonde, de Frank Ocean: Antes de Blonde, para mí Frank Ocean era música que escuchaba gente del colegio caro de mi barrio para flashear serie yankee. Me gustaban algunos temas y lo ponía de fondo a veces pero nunca me había puesto a escucharlo realmente. Apenas salió, se coló ‘Nikes’ en mi lista mientras caminaba a la estación para ir al laburo una mañana de calorcito primaveral, y lo escuché durante todo el viaje. Las letras, las texturas de los samples, las imágenes, etc etc, nada nuevo que no se haya dicho muchas veces sobre este disco y F.O. Cuando volví a casa no paré de escuchar la discografía por semanas, me sentí devastado por todo lo que me venia perdiendo. Fue un antes y un después. Pure Heroine, de Lorde: Conocí a Lorde de pedo esperando para ver a New Order en un Lollapalooza al que fuí solo. Era una época rara en la que la música en general me tenia muy desalentado. Nada de lo que sonaba en ese momento me llegaba, salvando algún que otro disco suelto. Las letras de ese disco me tocaron una fibra y hablaban mucho mas de mi vida y mi experiencia que cualquier otra cosa que estuviera sonando. En esos años en el pop había una especie de exacerbación del lujo y las superproducciones falopa y genéricas que me causaba mucho rechazo, y el hecho de que el entusiasmo por escuchar música nueva me llegara justamente desde ese genero fue inesperado y revelador. Lorde, aun dentro del pop mainstream, venía a hablar de otras cosas. Me gustaría un Pure Heroine con la tapa y la zarpada producción de Melodrama”.

Autodefinición: “Si estuviésemos en los 90 o 2000 buscaríamos la forma de que esto se llame “rock”. Seria un “rock nostálgico” o “rock pop” o algo así. Y si lo pasamos por el filtro del 2010 tendríamos que llamarlo “indie algo”, indie pop, indie confesional. Para mi es pop real, música popular. O new wave del 20. O “pop inde”, porque por ahora hago todo por mi cuenta. Siento que se mezcla el r&b, el pop, el soul, rap, rock, el punk y sus derivados, y me gustaría poder decir que algo de jazz, pero todavía no me da la cabeza para eso. Escucho mucha música y siento que todo aporta de una forma u otra en el proyecto, pero lo que se ve es solo una parte muy chica del todo. Hay temas que son pop puro y capaz tienen arreglos o fraseos que me surgieron mientras escuchaba un disco de Outspoken o los Stooges, pero si lo escuchas y no te digo nada, la influencia no está a la vista. Me gusta eso, mezclar lo irreconciliable. Lo que no me gusta y quiero trabajar es la ansiedad, el enrosque y el sobre pensamiento”.

Origen: Ramos Mejía, Buenos Aires

Integrante: Joel Guaglione: voces, guitarras, baterias, sintes, bajos y deudas. Estamos armando la banda con amigues para salir a tocar cuando el mundo se restartee. Asi que si algunx quiere sumarse ia tu sabe. Sobre todo necesitamos algunx chapas multiuso.

Edad: 25 años.

Discografía: Pepsi Fría & Antiácidos (2020).

IG: /guachobleu/

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *