Anoche, en la Sala Apolo de Barcelona, No Te Va Gustar ya tenía motivos para festejar. El show del martes y el de hoy miércoles estaban sold out. Los uruguayos, que vienen celebrando desde el año pasado su cuarto de siglo se han convertido en favoritos de la ciudad catalana. Además de los fanáticos locales, son la excusa perfecta para los expatriados que quieren conectar de vuelta con el rock del Río de la Plata. Entre ellos, Lionel Messi y su esposa Antonela Rocuzzo.

Los Messi, que ya juegan de local en todos lados, aprovecharon la visita de Emiliano Brancciari y los suyos para rockear un ratito. Junto a ellos, los compatriotas de NTVG, Luis Suárez y su esposa Sofía Balbi, alentaron desde el VIP, mientras la gente enloquecía con su presencia. Muchas emociones juntas para los catalanes presentes, frente a dos figuras del FC Barcelona y ni hablar para los rioplatenses a los que se les juntaron las dos pasiones en una misma sala: rock y fútbol.

NTVG repasó canciones de todas sus épocas, como reza el nombre del tour que los va a tener girando por España hasta el 17 de febrero (en Madrid, donde también agotaron), y luego tienen fechas en Argentina hasta comienzos de mayo. Seguramente esta noche de música y alegría haya sido una recarga de pilas para Suárez, que está parado momentáneamente por una lesión de meniscos, y para Leo, que con el Barça, se enfrenta este sábado al Getafe.

Las fotos son de Facundo Martín