A raíz del aislamiento social obligatorio por el COVID-19, la industria de la música sabe que será la última en volver y que su fecha de normalización aún es una incógnita. ¿Cuándo volveremos a apiñarnos en salas cerradas o al aire libre? No se sabe a ciencia cierta, algunos hablan de recién para 2021 para los festivales, pero en algunas partes del mundo, ya se están haciendo los primeros experimentos.

Como en la ciudad de Aarhus, la segunda más grande de Dinamarca y de mucho movimiento artístico, donde el cantante Mads Langer agotó las entradas para el show al que existieron unos privilegiados 500 autos, que estacionaron a la distancia correspondiente (como en un autocine) y sintonizaron una radio local para poder acceder al audio.

Además, se podían conectar a través de Zoom, para interactuar y compartir sus reacciones con otros usuarios, y en un momento determinado todos accionar sus luces al mismo tiempo ¿Hubo pogo? Parece que no.

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *