Estaba todo dado para que la celebración del 50 aniversario de Woodstock fuese a lo grande: The Killers, Santana, Dead & Company, John Fogerty y Jay-Z eran algunos los artistas que encabezaban la grilla del festival que se iba a llevar cabo, entre el 16 y 18 agosto, en el Watkins Glen, un enorme parque de gran belleza natural que se encuentra ubicado en el estado de Nueva York. Pero desde que se confirmó el festival, los organizadores no paran de tener problemas. Al hecho de que Dentsu Aegis, uno de los socios e inversores principales, se retirara de la organización, ahora se le sumó el cambio de sede a Merriweather Post Pavilion, en Maryland (Columbia), anfiteatro que cuenta con una capacidad para 32 mil personas. Los funcionarios de la ciudad neoyorkina decidieron no emitir los permisos necesarios tras las declaraciones de Aegis, quien reveló que no podían “garantizar la salud y seguridad de los artistas, socios y asistentes”. Sin embargo, desde el condado Howard (Maryland) se expresaron con entusiasmo ante los organizadores de poder recibir el festival en su ciudad. “Cuando nos enteramos de que había una oportunidad para salvar este festival y llevar una parte de la historia estadounidense a nuestra comunidad, aprovechamos la oportunidad”, le escribió Calvin Ball, ejecutivo del condado de Howard, a Greg Peck, uno de los responsables de la organización.

Más allá de esta noticia, nadie asegura que el evento se haga este año. Un informe del New York Times reveló que ninguno de los artistas aseguró su presencia en el nuevo lugar asignado para el festival. Las trabas tienen que ver con que la nueva locación se encuentra a 400 kilómetros de la original y los contratos firmados estaban atados al hecho de tocar en Watkins Glen. Mientras tanto, los promotores trabajan a contratiempo para resolver esta situación con los grupos que habían sido confirmados. Por su parte, Michael Lang, uno de los creadores del festival original de Woodstock y productor principal de Woodstock 50, se mostró optimista pero admitió que es probable que el evento no se realice. “Si no funciona este año, no funciona este año. Hemos intentado todo lo que podemos. Hemos hecho nuestro mejor esfuerzo. Seguiremos haciendo nuestro mejor esfuerzo hasta que averigüemos de una manera u otra si va a suceder”, afirmó en una entrevista con el Poughkeepsie Journal.