Pete Doherty es acusado de permitir que sus dos perros mataran al gato de su vecina. Según informó The Sun, los animales pertenecientes al líder de The Libertines atacaron al felino de Penny Ward, una enfermera jubilada que vive al lado de la casa del músico, ubicada en Kent, un condado de Inglaterra. Según cuenta la mujer, los perros sacudieron a su gato “como un muñeco de trapo durante diez minutos”, sin que Doherty hiciera algo para impedirlo.

“Es el responsable de la muerte de Archie. Podría haber sido un niño. Espero que sea mejor cantante que dueño de un perro”, expresó Penny. “Archie solía seguirme a todas partes y sentarse en el tocador de la cocina haciendo un ronroneo. Es horrible. Me siento tan mal. Solo tengo que mantenerme ocupada para dejar de pensar en él”, agregó la vecina. “Él ni siquiera se ha molestado en venir y decir lo siento”, finalizó Penny. Por otro lado, Christopher Smith, testigo presencial del hecho, afirmó que uno de los perros tenía un arnés y el otro estaba sin correa y dijo que vio como “los perros estaban tirando al gato como si fuera una bolsa” y que le pidió al cantante que “mantuviera bajo control a sus perros”, pero él no hizo nada. Doherty, que fue interrogado ayer por la policía para determinar su responsabilidad en los hechos, suele fotografiarse con sus perros, como en esta imagen subida en Instagram de octubre pasado en la que, además. puede verse al músico con una chomba del Club Atlético Banfield.