Si hay algo que por lo que se caracteriza Dave Grohl, entres tantas cosas, es por su gran manejo del escenario en su rol de frotman. Ir a ver a un recital de Foo Fighters es mucho más que escuchar un puñado de canciones, sino que te también es vivenciar el divertido ida y vuelta entre el ex Nirvana y su público. Este hecho quedó demostrado nuevamente en la presentación de ayer de Foo Fighters en Hungría. Durante la presentación del grupo, la pantalla enfocó en repetidas ocasiones a una persona del público que estaba en silla de ruedas. “Señoras y señores, me gustaría decirle, incluso al tipo en la jodida silla de ruedas. Él es la jodida estrella del espectáculo allí mismo, esa es la jodida estrella del espectáculo ¡Ey muchacho! ¡Mi hombre! Tengo una pregunta: ¿quieres venir y ver el recital desde aquí?”, dijo el líder de Foo Fighters. “¿Quieres venir? Trae a ese hijo de puta aquí ahora mismo. Vamos, ven a ver el espectáculo. ¿Y sabes qué? ¿Qué tal esto: la chica con las burbujas, todavía tienes burbujas? ¿Dónde está mi niña burbuja? Necesito a la chica burbuja y necesito a este hombre aquí ahora mismo, sube al escenario”, dijo el músico al referirse a una joven que estaba soplando burbujas de jabón. El hombre en silla de ruedas fue llevado en andas por el público hasta llegar al escenario, en donde se quedó a un costado observando el recital. Así vino el cierre del concierto a través de “Everlong” y Grohl alentando a la chica a que hiciera más burbujas y tirando su guitarra a lo lejos.