Damián Gaume es un músico argentino que vive hace varios años en Australia y, a pesar de la distancia, ha logrado editar covers y canciones propias con colaboraciones de artistas y sesionistas muy reconocidos. Para su última producción (“I’m Nothing”) contó con la participación de Chris Chaney, bajista de Alanis Morissette, Slash, Celine Dion, Bryan Adams y actualmente de Jane’s Addiction. “A Chris lo recuerdo de mi infancia”, cuenta Gaume desde la ciudad de Melbourne. “Siempre me llamó la atención su prolijidad para tocar. Todo empezó cuando vi su nombre nuevamente en las noticias el año pasado. En 2019 había reemplazado a Nate Mendel de Foo Fighters, que había tenido mellizas, en una gira norteamericana”.

–Y le escribiste…
–Claro, total “soñar es gratis”, dicen. Y así fue. Nunca pensé que me fuera a responder y me la pintó muy difícil. Él estaba grabando nuevo material con Jane’s Addiction por un lado y con Joe Satriani por otro. De hecho me dijo que no, pero unos meses más tarde me escribió diciendo que el tema le había gustado y que lo iba a hacer, pero que lo disculpe si lo grababa por computadora y en una habitación de hotel en vez de en un estudio enchufado a un amplificador. Al final lo grabó en un estudio enchufado a un amplificador. Realmente fue una alegría inmensa.

¿Cómo lográs que un montón de músicos conocidos participen en tus producciones? Porque para esta canción también lo tuviste a Boom Boom Kid de invitado…
–Molestándolos un poco, pero sobre todo tratando de hacer buenas canciones. Es algo que me preguntan mucho, y sinceramente son varias cosas. Algunas que ni yo las entiendo, porque no es que yo soy conocido y puedo llegar con el “sí” fácil a músicos de renombre, grabar cualquier cosa, y listo. Yo dejo todo en las canciones. Creo que los músicos perciben la seriedad de mi trabajo y estimo orgullosamente que les deben gustar, sino nadie movería un dedo. Por ejemplo, a Boom Boom Kid le pregunté si quería meter la voz en este tema, estábamos en el pub dónde él iba a tocar y me dijo: “Sí, vamos que lo grabamos en el baño con el celular” al mismo tiempo que se ponía los auriculares. Ahí no más después de escuchar un poco me dijo, “ah no, pará, no hagamos esto en el baño, llevémoslo al estudio”. Yo entendí que pudo percibir la seriedad que puse en el tema. Voy a que saben leer el trasfondo de la situación. Y claramente se adaptan a eso con mucha onda.

–En el video de “I’m Nothing” se cuenta un asalto y hay personajes marginales. ¿Cómo te surgió la idea?
–Una vez me paró un indigente y me dijo que se iba matar esa misma noche después de comer una pizza. Le pregunté cómo terminó en la calle y me dijo que por narcotráfico, que eso le dio algunos pocos años de gloria, insistía que fueron muy pocos. Me aseguró que siempre termina mal. No saqué una conclusión de eso, simplemente es algo que me pasó. Lo que sí me pregunto es cuándo fue que el narco se volvió tan cool. 



¿Qué tipos de problemas sociales hay en Melbourne para alguien que vivió en Argentina?
–Existen los mismos problemas sociales porque acá hay seres humanos igual que en todos lados, pero a una escala enormemente inferior. Tanto que algunos parecen no existir. La inseguridad existe como en toda sociedad, en alguna medida, pero es tan poco frecuente que la gente ni lo registra. ¿El por qué? Creo que es porque acá los valores y la educación no se manchan.

–¿Cómo está la situación de coronavirus y cuarentena en Melbourne y cómo afectó a los shows en vivo?
–Está controlado en todos los estados excepto Victoria, que es donde vivo yo. Entonces no hay ninguna expectativa a corto plazo de música en vivo, ni siquiera ensayos. La verdad que fue un golpe muy fuerte para esta ciudad. Melbourne es llamada la capital de la música en vivo. Siempre hay un pub con luces donde caer. Muchos lugares como el icónico Cherry Bar de la calle AC/DC Lane hace recitales en vivo por streaming, pero obvio que no es lo mismo. 

–¿Ya estás pensando en material que se viene? ¿Qué te gustaría hacer que todavía no hiciste?
–Si, estoy grabando material original y algún cover. Me gustaría tocar en vivo con una banda estable, que es difícil para un solista, pero más aún en estos tiempos. De hecho, antes de la cuarentena estaba armando algo para vivo, que obviamente tuvimos que suspender.

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *