La llegada de la vacuna para prevenir el COVID-19 puede ser la mejor noticia de un 2020 fatídico para el mundo en general y para la música en particular. Por eso la leyenda estadounidense Dolly Parton se puso a disposición de la ciencia y donó un millón de dólares para colaborar con la investigación de este tratamiento. El dinero fue recibido por el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, lugar de investigación que fue clave en el desarrollo de la vacuna de la firma estadounidense de biotecnología Moderna. Justamente es esta vacuna la que se espera sea la definitiva, la que ha tenido mejores resultados en las distintas pruebas y la que podrá llegar a todo el mundo.

“El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) surgió a fines de 2019 y se extendió a nivel mundial, lo que provocó un esfuerzo internacional para acelerar el desarrollo de una vacuna. La vacuna candidata mRNA-1273 codifica la proteína de pico de SARS-CoV-2 de prefusión estabilizada”. Así describe el New England Journal of Medicine el resumen de los antecedentes de este proceso y afirma que la reina del country fue una de las patrocinadoras de este esperado hallazgo.

A los 74 años, Dolly Parton se sintió muy mal al comienzo de la pandemia y cuando le hicieron el estudio correspondiente dio negativo en coronavirus. Todavía no se sabía bien de qué se trataba, pero sus médicos estaban seguros de que se había contagiado de COVID-19 en un viaje a Nueva York. Después de eso, la cantante decidió involucrarse y se ofreció como donante de plasma, además de colaborar con el millón de dólares para investigación. Dolly sigue súper activa y se fantasea con que en enero de 2021 vuelva a posar en Playboy, la revista que cumplirá 75 años, igual que ella.

Deja unComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *