Charly García volvió a los escenarios y lo hizo de manera sorpresiva. En una movida relámpago, anunció ayer al mediodía en su cuenta de Facebook que se iba a estar presentando en la sala de Caras y Caretas de la calle Sarmiento. En un abrir y cerrar de ojos, las casi 400 entradas se agotaron por sus fans más incondicionales para ver al músico que no se se subía a las tablas desde de septiembre del año pasado, cuando estuvo como invitado de Raul Porchetto en el Teatro Coliseo.

García centró la mayor parte de su show en su flamante disco Random. Acompañado de Fabián Von Quintero (teclados), Rosario Ortega (coros), Kiuge Hayashida (guitarra), Carlos González (bajo) y Toño Silva (batería), arrancaron con “La maquina de ser feliz” para tocar el álbum nuevo de punta a punta. García se apoyó mucho en la banda y sobre todo en el público que coreaba las canciones fervorosamente. A los 65 años, lejos de los excesos pero con alguna preocupación por su salud desde su entorno, a Charly se lo vio muy bien desde lo emocional, disfrutando lo que mejor sabe hacer.

La parte más emotiva quedó para el final en que la banda arremetió con tanda de clásicos. “Yendo de la cama al living”, “Me siento mucho mejor”, “Asesíname”, “No llores por mi, Argentina”  y “El Aguante”, para cerrar una hora compacta de show, donde la cuestiones técnicas quedaron en un segundo plano y el aspecto sentimental fue el protagonista de la noche.

Mirá a Charly García interpretando “Lluvia”:

[insertar-video link=”http://Www.youtube.com/embed/zpWJC690anY”]