“Tú, fuera. Vas a pegar a una chavala, no me jodas macho”. Así, con esas palabras, Diego Ibañez echó de la sala Moon de Valencia a un hombre de mediana edad que estaba cometiendo una agresión machista en el concierto de Carolina Durante, el sábado pasado. El cantante de la banda madrileña esperó a que la seguridad del lugar saque del recinto al agresor para continuar con el show, ante los aplausos de los presentes. En un comunicado difundido el lunes, los dueños de la sala donde se llevó a cabo el recital apoyaron la decisión del grupo argumentando que “no reparan ni repararán en tomar la decisión de echar de todas sus salas a las personas que enturbien el ambiente”.
Irene Montero, Ministra de Igualdad del Gobierno de España, también celebró en redes sociales la decisión de Carolina Durante, con un tweet en el que, además, difundió un video del momento: “El grupo #CarolinaDurante ha expulsado sin miramientos de un concierto a un indeseable que agredió a una mujer. Bien hecho. Las violencias machistas no deben tener cabida en ningún ámbito de nuestra sociedad. Todas y todos, en privado y en público, tenemos que plantar cara”.
No es la primera vez que se produce un hecho de estas características. Por ejemplo, en agosto de 2016, Pearl Jam detuvo su concierto en Chicago (EEUU) cuando Eddie Vedder, el líder del grupo vió que alguien entre el público estaba agrediendo a una mujer. “Paren, paren”, le gritó a sus compañeros. “Eh, quitale el dedo de la cara a esa mujer, hijo de puta”, advirtió a alguien del público que estaba atacando a una chica. Por su parte, Sam Carter, cantante de los británicos Architects, tomó una medida similar durante un show en un festival en Holanda, en agosto de 2017. “Le he estado dando vueltas en la puta cabeza si debía decir algo o no sobre lo que he visto en la última canción pero, ¿saben qué? Lo voy a decir, joder. No voy a señalar al mierda que lo ha hecho, pero te he visto agarrándole una teta. Lo he visto. Es asqueroso y este no es un puto sitio para ese tipo de mierda. ¡No es tu puto cuerpo! ¡No es tu puto cuerpo y no se toca a nadie! ¡No en mi puto concierto!”, denunció Carter ante la sorpresa del público que, tras conocer el hecho, aplaudió y vitoreó al vocalista.