El Aeródromo de Santa María de Punilla está poniéndose a punto para recibir en unos días a miles de personas de todo el país que van a acercarse hasta las sierras cordobesas para celebrar el Cosquín Rock número 20. Y como van a tocar más de 150 artistas repartidos en 8 escenarios en 2 días, qué mejor que una breve guía de lo que deberías tratar de ver sí o sí. Si querés saber los horarios completos de cada jornada, ya fueron publicados en la web oficial del festival y podés verlos acá

1. Los regresos. Divididos y Charly García no venían tocando en el festival por razones diametralmente opuestas. El trío Mollo-Arnedo-Catriel fue un pilar indiscutible en los tiempos en los que hacía en la Plaza Próspero Molina y a raíz de un conflicto con el organizador José Palazzo desaparecieron de la grilla durante muchos años hasta que Pocho Rocca, manager de Ciro & Los Persas y dueño de 300 Producciones, acercó las partes y destrabó el asunto. Charly García, por su parte, mantiene hace años un excelente relación con Palazzo, que siempre expresó que quería llevarlo de a poco a García para no exponerlo a las presiones exigentes del marco de un festival. Después de varios Gran Rex y algún que otro Luna Park, Charly vuelve a Cosquín después de 6 años y junto a Divididos será una de las grandes atracciones de la edición 2020. 

2. El debut tardío. El nacimiento y despegue de Cosquín Rock se dio casi al mismo tiempo del ocaso y separación de Los Caballeros de la Quema, uno de los referentes del denominado rock barrial que, si hubieran seguido su camino, es muy probable que hubieran participado de alguna de las ediciones. Sin embargo, a raíz de la reciente reunión de Iván Noble, Pablo Guerra y compañía, debutarán en primera sin ser juveniles. Justicia histórica. 

3. La fiesta argentina. Uno de los grandes orgullos de nuestro país es ser la tierra de Los Auténticos Decadentes, quiénes no sólo nos representan a nivel latinoamericano, sino que también nos dieron canciones que nos van a acompañar toda la vida y serán transmitidas de generación en generación. Bueno, los Deca cierran la primera jornada del escenario principal pasadas las 2am. Si no estás ahí: amargura. 

4. Los jefes. Acomodándose a los tiempos que corren, Cosquín Rock fue incorporando, de a poco, hip-hop y trap en su grilla. Sin embargo, esta será la primera vez que uno de sus referentes del (Wos) ocupe un lugar en el Escenario Norte. Y también será el debut absoluto de Duki, que cerrará la segunda jornada del Escenario Sur, por el que desfilarán durante toda la tarde otros artistas que serán atractivo del sector más joven (Cazzu, Ysy A, Neo Pistea) de un público festivalero cada vez más renovado y heterogéneo. 

5. Bombas. ¿Así que al festival le faltaban “talentos” femeninos? Según Palazzo, esta vez se cumplirá con la famosa ley de cupo, pero habrá dos mujeres que particularmente atraerán las miradas de todo el mundo. Nathy Peluso, la argentina radicada en España, viene a mostrar todo su histrionismo a base de swing, pop y hip hop, y la gran Mon Laferte, artista y activista chilena, buscará encandilar a las sierras con su voz a prueba de todo. 

6. Los padres de la criatura. Cualquier banda argentina de rock indie o alternativo, creció escuchando a Babasónicos y/o a Él Mató a un Policía Motorizado, por eso ambos serán los guardianes principales del Escenario Sur, que concentrará a los géneros emergentes. Pero además, al ser clásicos, pueden llegar a ser un anzuelo para captar al público más intransigente que quiera darse una vuelta para ver de qué se trata todo eso. 

7. Deformes. Están bastante chiflados, son la vanguardia de los videoclips y tienen uno de los mejores vivos del momento, así que es la oportunidad ideal para ver a Ca7riel & Paco Amoroso y la ATR Vanda, que se tocan todo lo que le tiran. ¡A fumar flores con Lamothe!  

8. El eterno peregrino. Casi todos los años, Cosquín Rock te da la posibilidad de vivir de cerca la experiencia Skay Beilinson, la guitarra de Patricio Rey, que suele hacer shows memorables y siempre deja la misma incógnita: ¿cómo hace para estar cada vez más joven? 

9. Donde todo empezó. En esas largas caminatas entre escenario y escenario, siempre es bueno darse una pasada por La Casita del Blues, una suerte de cantina de madera por la que pasan bluseros y bluseras de diferentes generaciones y lugares del mundo. Un homenaje a las raíces de toda la música que congrega el festival. 

10. Cabrones. Los mexicanos de Molotov pusieron una única condición para presentar su show MTV Unplugged, El Desconecte: poder hacerlo completo y con todos los músicos invitados. Palazzo no sólo les dio el gusto, sino que les preparó un escenario especialmente para ellos y tocarán ambos días a las diez de la noche. 

Bonus Track: Como no todo es música, también está bueno aprovechar otras actividades que ofrece el predio, como por ejemplo la Muestra de los 20 años del festival, que va a estar fija en el Hangar, con fotos y material de todas las épocas. Como para dimensionar un poco la historia de la que estás formando parte.